29 de diciembre de 2013

Patada


He vivido todo este tiempo en una nube, feliz como nunca. Tenia a una persona que me quería y que me lo demostraba de las formas más espectaculares posibles, como nunca me lo habían demostrado y como no me imaginaba que iba a vivir. Da igual los detalles, pero era un romanticismo y una entrega que no se puede describir, me hacía sentir tan importante, tan valorada, tan querida. Por fin alguien que estaba a mi lado cada día, interesándose por mis cosas, ayudándome, apoyándome, motivándome, siendo mi compañía, escuchándome y demostrándome cuánto le importaba, cuánto me quería. Siempre he sentido que el hecho de no poder comprometerme y no poder dar más de lo que daba era un obstáculo pero ella me lo quitaba de la mente dicíendome que así estábamos bien, que tenía bastante, que era algo tan especial que no necesitaba dar más. Parecía de película, irreal, y de hecho así ha sido.

Yo seguía, y sigo, viviendo mi vida con mis niños y con el padre de ellos. Porque sigo en la misma situación en la cual no puedo valerme por mí misma, estoy estudiando gracias a la ayuda y la motivación de ella, pero todavía no he acabado y cuando acabe tampoco se si encontraré trabajo. Al menos me estoy formando y lo intento, y tengo expectativas de poder trabajar, ganar dinero, ser independiente de alguna manera, ofrecerle a mis hijos por mí misma lo que hasta ahora les da su padre y sin lo que ni yo ni ellos podríamos vivir. Al menos esos eran mis planes y mis aspiraciones. Ahora directamente me da igual, porque se que pasaré el resto de mi vida estancada, y porque aunque consiguiera ganar dinero no me imagino la vida sola, y no espero nada. Absolutamente nada.

Ella era mi motivación, mi ilusión, lo que me daba vida cada día. Era un contacto muy intenso de contarnos todo a todas horas y estar siempre conectadas aunque hiciera tiempo que no nos veíamos, que intentábamos que fuera una vez al mes, una vez a la semana, lo que se pudiera como se pudiera. Ella ha llegado a demostrarme de tal manera que estaba ahí y que me necesitaba que el día de mi cumpleaños me la encontré mirando por el retrovisor de mi coche, estaba detrás, había venido sólo para felicitarme, y eran las 7 de la mañana.Yo me iba a clase, y ella se había levantado a las 6, porque vivimos a una hora de camino, solo para venir y desearme feliz cumpleaños antes de que entrara a clase. Sus cartas, sus sorpresas, sus demostraciones de amor eran una pasada. Me tenía loca, lo mejor que me ha pasado en la vida. La persona más dulce, más sensata, más entregada, más romántica, todo. Yo estaba segura de ella, de su amor, de lo que teníamos, y de que podía progresar. Yo lo iba a intentar con todas mis fuerzas. Pero en un mes, sólo un mes, no se qué ha pasado. Todavía me lo estoy preguntando.

Me siento imbécil, imbécil es poco. Me siento estúpida, confiada, absurda, me siento fea, poco interesante, pesada, me siento vacía, lo peor que se pueda ser. Así es como me siento yo. Sola, desubicada, sin interés por nada, con una vida vacía, sin motivaciones, sin ilusión, sin nada. Sin amigas, sin amor. Apenas sin familia. Mis hermanas hace siglos que me ignoran, la persona con la que vivo está claro que está porque tenemos una familia y mis hijos si, son mis hijos y los adoro, pero no consiguen llenarme toda la vida. Quizás soy mala madre, quizás soy cruel, no lo se, pero es así. Me hacen feliz pero no llegan a todo lo que necesito. Soy madre pero soy mujer, soy persona, necesito que me escuchen, que me amen, que me hagan sentir cosas donde mis hijos no llegan. Sé que vivo por y para ellos y que todo lo que hago es porque ellos están ahí. Nada más. No hay nada más, no tengo nada.

Ella se empezó a poner rara. Parecía que tenía tiempo para todo el mundo menos para mí. Cambió de trabajo y cambió de amigas y se sentía bien, como si ya no me necesitara. Había pasado también su época mala sin trabajo y sin nadie con quien contar, en otro piso diferente y bastante perdida y en ese momento era todo perfecto conmigo. Parece como si al encontrar otras distracciones yo ya le sobrara. En apenas unos dias, unas semanas, otra persona totalmente diferente. Con excusas, dándome largas, pasando de mi cara, sin tiempo para mí, sin hablarlo, sin prestarme atención, sin nada de nada.Y yo como una imbécil detrás, aguantando, necesitándola y con miedo a perderla. Veía que se me iba y no sabía que hacer, y le preguntaba y me lo negaba. Si, las cosas no estaban como antes pero ella en cierta manera me tranquilizaba, como si fueran nada más que rachas. Aunque yo sabía que algo pasaba y que no íbamos a acabar bien. Aún así me aguantaba, y aguantaba que tuviera tiempo para todo el mundo menos para mí. Que de mil mensajes al día no me mandara ninguno y yo esperando y esperando. Que me mandara un hola y a las cinco horas otra cosa diferente. Que me dijera cuéntame tus cosas y cuando se las contaba pasaba totalmente. Que le dijera cuándo vamos a vernos y que me contestara que salía cansada de trabajar, pero todos los dias tenía plan con sus amigas. Lo veía vamos, lo estaba viendo, veía como pasaba. De hablar todos los dias a no hablar nada. De recibir las excusas más increibles, para pasar de mi cara.

Pero estaba tan enamorada, tan negada a perderla, porque perderla a ella significa perder todo cuanto tengo en éste momento, toda ilusión, toda motivación, es perder a la única persona que me daba cariño y que se preocupaba. Y por la única persona por la que yo también me sentía viva y motivada. He aguantado unas excusas y unos desplantes que vamos, daban risa. Unas malas contestaciones y unas vaciladas que en fin, creo que sobraban. Porque si quieres que las cosas se acaben tienes que tener la suficiente madurez para decirlo y afrontarlo. Y no hacer sufrir a la otra persona, eso no era necesario. Menos aún después de haberla tratado como si fuera lo más importante del mundo y dárselo todo. No era necesario que me vacilara o que me maltratara o me hiciera sentir de menos, o que sobraba. Creo que le dí varias veces la oportunidad de hablarlo y si no podía ser como relación, continuar de otra manera. Yo nunca la hubiera sacado de mi vida como si no fuera nada, nunca. Porque puedes llegar a un punto en el cual el amor se acaba, que tal y como estábamos y por lo que me demostraba me parece imposible lo que ha sucedido pero mira, puede ser que ocurra. De la noche a la mañana. Es extraño pero cosas más raras se han visto. Pero qué hay de la persona con la que has compartido todo eso? Ya no vale nada? Sigo siendo persona, sigo siendo la misma, si ya no me quieres perfecto, pero no es necesario borrarme.

Anoche me puse todo lo guapa que me pude poner y me cogí el coche para ir a verla. Porque supuestamente queríamos vernos antes de que acabara el año y con sus horarios y sus excusas y el hecho de tener que salir cada dia con sus amigas cada vez parecía más imposible que fúeramos a quedar. Pero habíamos quedado, o eso pensaba yo, y me fuí a verla.Con la misma ilusión y los mismos nervios de siempre, porque ese gusanillo con ella estaba siempre presente, y no se pasaba. Por el camino le dije que iba y me respondió que no fuera. Que no habíamos quedado. Que no la había avisado. Me quedé parada en mitad de la carretera a las diez de la noche con los cuatro intermitentes puestos pensando que ésto no me podía estar pasando, que esa no era ella. ¿Cómo?

Hacía dias que me había dicho que tenía el micro del movil roto y por eso no podía hablar. Asi que todo fué por escrito. Yo no podía escribir y conducir al mismo tiempo asi que me tuve que parar. La llamé y me colgó. Sólo me escribía. Sé que lo del micro es totalmente mentira. Le dije que yo sí había entendido que habíamos quedado y en el caso de que me hubiera equivocado y no fuera así, ¿Tanto le molestaba que fuese? Hace un mes eso no habría pasado ni de coña. Ella se moría por verme. Ahora no. Ahora me mandaba a mi casa. Me quedé muerta, le dije que no entendía nada y ella me dijo que esque si iba sin avisar, la presionaba.

Al menos con lo de anoche ya tuve bastante. Bastante para borrarla de todas las partes posibles para que no me hable ni hablarle yo a ella y tener claro que ésto se acabó, y de qué manera. Sigo sin explicármelo y casi sin poder creérmelo, porque parece otra persona. Sí, probablemente tenga un lío con otra o vete a saber, no lo se, pero pienso que las cosas se hacen de otra manera. Yo he perdido más que una relación, yo he perdido a la única persona que me hacía la vida más llevadera. Tengo que acostumbrarme ahora a no saber nada de ella, porque es mejor, ni que ella sepa de mí, porque entre otras cosas no le interesa, y seguir adelante con lo que tengo que es nada. Porque así es como me siento, vacía totalmente. Y encima con la sensación de estar loca, porque cuando anoche le dije bueno, pues ya sabes que ésto acaba aquí, me decía que porqué, que no exagerara, y que eso no tenía que ser así. ¿Pero qué es lo que quieres, tía? Porque ella no reconoce nada. Ella dice que seguía ahí. Que me seguía queriendo que se seguía preocupando, ¿Y voy a verte y te sientes presionada? ¿Y me mandas de vuelta a mi casa sin ni siquiera haber llegado?

Estoy descolocada. No se con quien hablar, no se qué pensar,no se como seguir, no se como acostumbrarme a la situación,no se nada. No se como asimilar lo que he perdido, no se como conformarme con mi vida, con limpiar mi casa, con llevar a los niños al cole, con seguir aguantado a éste en mi casa. Sí, me he puesto a estudiar, pero ahora he perdido las ganas, la motivación, todo. No me concentro. No puedo dormir. Me la imagino quitando mis fotos de su habitación, me la imagino pasando de mí para siempre, sin volver a vernos, no se ni lo que me imagino. Veo lo estúpida que soy, y he sido, lo confiada que soy, lo poco que parece que se y que he aprendido, que vuelvo a meter la pata. Que nadie se queda conmigo, que nadie se enamora de mí.

Que estoy sola.

13 de enero de 2013

Yo también he dejado de fumar (otra vez) por el año nuevo


Creo que ya no toca decir lo de feliz año nuevo. La verdad esque no se durante cuánto tiempo se dice, durante el mes de enero.. Es un poco como aquello de darse dos besos en fin de semana con personas a las que ya ves normalmente entre semana, pero bueno.

Las rebajas bien, gracias, excepto que por culpa de ellas me siento como la mujer de un marinero porque Roser parece que está en alta mar y tardará meses en volver. Desde la campaña de Navidad a las rebajas casi no le veo el pelo, y ésto es literal, porque el otro día me quedé sorprendida al darme cuenta de cuánto le ha crecido y no me había dado cuenta, lo cual es normal si apenas la veo. Es lo que tiene currar en un centro comercial y no sólo eso, es lo que tiene también tener una novia con tantas deudas que no se puede pagar ella sóla y hay que ayudarla con el sueldo. Porque si no, no la veo a ella echando tantas horas y puteada hasta el extremo de terminar de cenar, un dia de fiesta me refiero, y volverse a la tienda para etiquetar para las rebajas, por ejemplo. Tanto ella como sus compañeras, vamos, que no es la única.

Yo creo que ella lo lleva con filosofía, y bueno, tampoco es para caer en una depresión, pero conociéndola y conociendo su afición por cambiar y sin necesidad de tener que aguantar porque no es que tenga muchos pagos, ahora se ve en una situación completamente diferente y casi obligada a aguantar por cobrar porque yo sigo sin trabajar y lo que arrastro que debo mejor ni calcularlo.

Me tiene que ayudar todos los meses. Asi seguimos.

El otro día fuí a la tienda donde está ella, es el único dia que salí de rebajas porque no estamos para gastar, pero fuí a por algo porque si no la verdad es que reviento. Vi el movimiento que tenían para arriba y para abajo, literalmente porque hay escaleras, con estantes vacíos, todo por el medio, colocando botas, sacando género, estaba todo manga por hombro y yo flipaba porque si la tienda está así a las doce de la mañana con toda la gente comprando no se como se aclaran. Las encargadas no hacían más que llamar la atención por haberse vaciado estanterías antes de tiempo, allí se pegaban unos gritos unas a otras que yo no se para qué llevan el walkie ese incorporado en la ropa. Y la primera que grita bastante es Ro, y eso que ella es muy tranquila.

Creo que desde que pasó lo que pasó entre Alejo y yo, y ella ha entrado completamente en mi vida, me estoy dando cuenta de muchas cosas, la estoy conociendo mejor, veo otras de sus facetas, y ella de las mías. Hemos tenido un poco de todo durante éstos días.

Es muy difícil empezar una relación como la nuestra, y aunque de entrada parezca que lo jodido es que las dos somos tías, en realidad es la única ventaja. Al menos yo no me había sentido nunca tan cómoda con ninguna de mis parejas, tan compenetrada, tan afín, tan comprendida, tan querida, tan mimada, tan cuidada. Nadie me había dado nunca tanta conversación, lo había hablado conmigo todo tan directamente, sin líos, sin suposiciones, todo claro y planteado y sin dejarse nada que pudiera ser malinterpretado. Roser es una persona maravillosa, increible, generosa, sensible, empática, trabajadora, tranquila, reflexiva, cero egoísta y lo que me encanta; super romántica. Me divierto con ella, me encanta su compañía, nos reimos y aunque somos muy diferentes encontramos un término medio. Mejor dicho ella lo encuentra. Aprendo de su forma de hacer las cosas. Me siento feliz de tenerla y ella se encarga de recordarme lo que significo para ella. Tengo las mariposas en el estómago, le escribo cositas, le hago detallitos.. la cuido, la amo muchísimo y como soy empalagosa y bastante pesada pues se lo demuestro.

A veces me pongo hasta nerviosa y me da vergüenza decirle algo, o darle algo, no se como explicarlo. Igual hago alguna cosa, o saco en papel alguna foto y le escribo algo y luego me muero de la vergüenza para dárselo. Me gusta tener detalles por tontos que sean, más cuando se que se pasa el dia currando. Me gusta sorprenderla, me gusta por ejemplo meterme dentro cuando se prepara el baño.

Ese es ótro de los puntos que ha mejorado muchiiiiisimo entre nosotras; El sexo. Supongo que se ha vuelto así de bueeeeno a raiz de ganar confianza. No lo se pero estar con ella es una pasada. Ya me lo parecía desde el principio pero ahora toma dimensiones que vamos, no sabría por dónde empezar a explicarlo. Partiendo de la base de que a mí me flipó desde el principio saber lo que era el sexo con una mujer, ahora mismo, sintiendo lo que siento y con los avances incorporados a nuestro rollo pues la cosa está mejor que bien. Es salvaje y es romántico, creo que es una buena combinación entre las dos. Es pura sensualidad, nunca me imaginé que sería así, como es ahora. Ella es todo sensualidad.

Pero bueno, que no todo es super mega bonito.. madre mía.. pues no las hemos tenido.. de todas las formas posibles. Creo que no llega la sangre al río porque ella se da media vuelta y porque calla mucho, pero eso no la hace más débil, yo creo que todo lo contrario. No se. A veces pienso que la decisión está siempre en sus manos y en ese sentido me veo siempre con mi felicidad dependiendo siempre de los demás. Siento que tengo todas las papeletas para que ella se harte y salga por la puerta, ¿Por qué me cansaría yo de ella? Es perfecta. Aguanta el peso de muchos de mis errores, se adapta a mi vida, a todo lo que ello implica y conlleva, ¿Y yo, qué hago por ella? No siento que estemos en igualdad de condiciones. A Roser le ha costado mucho muchísimo el tema de mis hijos y le sigue costando. Por no hablar, de nuevo, de todo lo que debo y que le toca ir pagando.

Yo odio ir con sus amigas progres a comer al campo y ella odia ir con las mías, que son las mamás del cole, a comer al foster. Con las mamás del cole también he tenido mis cosillas pero eso lo dejo para otro momento-rollazo, porque si no, este post va a dar para largo.

Sus padres me odian, por cierto (la maldición de los suegros que me persigue) y mi madre también la odia a ella, porqué no decirlo. A veces nos llegamos a odiar entre nosotras, creo, por tantísimas diferencias como tenemos, pero después yo siempre llego a la misma conclusión, que me he enamorado a lo bestia de ésta tía y que no puedo evitarlo ni quiero. ¿Por qué tendría que hacerlo? Se que todo es súper difícil, hace ya tiempo que me he dado cuenta de eso. Pero se que lo que yo siento y estoy sintiendo cada vez es más grande y llegará el momento que será evidente para todo el mundo.

En parte me da miedo.

A ella la he visto llorar muchísimo y me ha partido el alma, pero en pedazos totalmente. Mucha presión, muchos cambios, mucho trabajo, mucho que yo exijo y lo se y lo siento. Ella no es de hierro. No se. Hubo un momento que le dije, y creo que realmente lo pensé, que yo debería volver con Alejo.

Él está en una linea incomprensible. Por una parte quiere hacerme la vida imposible, y por otra me declara su amor incondicional para que volvamos a estar juntos. No lo entiendo. Creo que se le ha ido completamente la cabeza, o simplemente que sigue siendo el mismo cabrón de siempre que no tiene ningún interés en mí, nada más que joderme claro está, y que me dice lo de estar enamorado de mí sólo para seguir mintíendome como ha hecho siempre. Yo que se. No lo entiendo. Que un día me diga que no le importa lo que me pase ni lo que pase con mi vida, y al dia siguiente me diga que siempre está pensando en mí y que quiere que volvamos a estar juntos, a mi que me lo expliquen. Que me da igual cuáles sean sus sentimientos, no quiero que me ralle, ni quiero que me amenace ni me manipule yo simplemente de él no quiero nada. Y lo que ya me faltó el otro dia fue que, al verlo, se acercó a mí para darme dos besos, y yo inocente de mí (mira que me pareció raro, pero pensé, bueno) le dejé que se acercara y me plantó un beso en la boca. Dios que sentimiento más asqueroso, creí que se me salía el corazón por la boca, qué asco, qué repugnancia, que rechazo, qué falso, qué cerdo, qué prepotente por creer que puede hacer eso, cuando yo no quiero ningún tipo de contacto con él. Me dio una rabia que casi me muero por no haber podido evitarlo, qué horror.

Sólo pensar en eso me revuelve, no sería capaz en la vida de volver a besarle. Lo que son las cosas. Él, que precisamente, era toda mi vida. Ha conseguido que el rechazo sea absoluto e irreversible.

A veces pienso qué me ha pasado realmente. Con él, con Ro, conmigo misma. Como es posible que una se vuelva lesbiana de la noche a la mañana, si es que lo soy, o lo era, o siempre lo he sido sin saberlo, o la verdad no lo entiendo. Vale, siempre tuve un punto, hice muchas cosas en mi vida pero pensé que era vicio. Porque siempre he sido muy deshinibida (por llamarlo de alguna manera) con el sexo, pero ¿Ahora? No podría ni pensar en una polla. Que no sea de plástico, claro está. Y con arnés.
Busco en foros, en interenet, leo cosas.. joder la de gente que hay que se ha pasado toda una vida y una madurez convencida de una sexualidad y luego resulta tener otra. O tiene ambas. ¿Yo que se? No se porqué me lo planteo. No he hablado con nadie clara y abiertamente sobre ésto, bueno, para no mentir, si lo he hecho, con mi única e íntima amiga, pero no se hasta qué punto ella me ha comprendido. Ella es muy abierta, y dice que puede ser, que si, que son épocas.. Tampoco se si he sido totalmente sincera con ella porque muchas cosas me las guardo para mí.

Tengo la vida patas arriba y la verdad que pienso mucho en el futuro. Ale me hace pensar en un futuro negro en el cual no tengo nada para mí y mucho menos para ofrecerle a mis hijos. Nada es nada, ni trabajo, ni piso, ni para comer, cero. Y se que lo hace para machacarme pero el caso es que tiene razón, ¿Qué tengo yo? Tal y como están las cosas tardaré siglos en tener un trabajo, sobre todo algo que me permita compaginarlo con el cuidado de mis hijos. Las pocas mamás del cole de mi grupo que siguen trabajando cuentan como están amenazadas cada día, y con un pie en la calle. Una de ellas, que está ahora otra vez embarazada, tiene ansiedad sólo de pensar en planteárselo a su jefe. La vida familiar/laboral está jodidamente complicada. No sólo eso. No se cuánto tiempo tardaré en conseguir una estabilidad que me permita tirar para alante con mi familia sin que un energúmeno me recuerde que le debo la vida. Nunca llegaré a tener todo lo que tiene él. Y que ha conseguido gracias a que podía dedicarse a sus cosas mientras yo cuidaba de nuestros hijos.

No se como me veo cuando sea vieja. Tengo miedo de heredar la tradición familiar de mi madre, que no tiene nada para ofrecernos ni a mí ni a mis hermanas. Que nunca lo ha tenido.

No quería irme a éste tema, o si, no lo se. No se qué quería contar. Que todo sigue siendo igual de difícil que era antes, o aún más jodido. Pero que estoy enamorada, cosa que antes no estaba. Y que quizás eso lo haga todo aún más complicado, no lo se, pero es un sentimiento bonito. Llega al punto de echarla de menos cuando está durmiendo porque no puedo esperar para darle un beso. Es increible pero cierto, me ocurre. Sonrío cada vez que la veo despertar a mi lado, SIEMPRE. Siento literalmente un flechazo, físico.

Hoy también se ha tenido que ir a trabajar, y allí me he quedado. Estaba en un sitio chulo comiendo con gente del cole, y me he revolucionado por dentro, a modo de flechazo intenso, cuando he visto pasar una tía con un plumas de color verde. Porque era parecido al de Roser, y encima la tía tenía también el pelo corto, negro. No era ella, está claro, pero me he quedado mirándola al salir y todas las funciones de mi cuerpo se han alterado, lo he podido sentir. Lo que pasó el otro dia entre nosotras, buscando como podemos el momento, porque está jodido hacerlo con tanto trabajo y tanto niño por el medio, y que fué tan pero tan intenso y sin que ella ni siquiera se quitara el plumas, fué una explosión, vamos, a mi me marcó por lo visto, porque cada vez que veo un plumas medio parecido me pongo como una moto. Espero que no lo rebajen mucho y no se lo ponga todo el mundo porque voy a ir todo el dia con las bragas mojadas, pero bueno.

Un resumen un poco extraño, y me dejo casi todo. Pero bueno, Alguien me está leyendo?